En el año 2006 descubrí en Houston (Texas, EE.UU.) el gran potencial de la mediación como un método más humano y rentable en la resolución de conflictos que el que cabía encontrar en los juzgados y tribunales de justicia. Como abogada en ejercicio en San Sebastián, esta experiencia fue realmente gratificante y reveladora para mí. Por ello, regresé a mi ciudad con la certeza de que quería dedicar mi futuro profesional a trabajar en el campo de la mediación.

Mi convicción sobre los grandes beneficios de la mediación para la solución pacífica y positiva de controversias ha sido el motor que me ha llevado en lo últimos años a recorrer un camino profesional centrado en esta disciplina.

No tengo duda posible de que mi actitud y capacidades son instrumentos al servicio de una eficaz resolución de problemas. Este planteamiento se encuentra en la esencia de mi vida personal y profesional, y construye mi realidad.

Español