El ámbito laboral es uno de los más proclives a la aparición de conflictos. Las empresas son organizaciones vivas en las que se producen malestares, quejas, malos entendidos y desencuentros. Es un hecho de la vida que cuando las personas trabajan juntas se produzcan conflictos, que en ocasiones pueden ser serios.

Estos conflictos pueden ser abordados en el seno de la propia organización empresarial, evitando reclamaciones externas por parte del personal o finalizar en la formulación de una reclamación (administrativa y/o judicial).

Conflictos internos

Reclamaciones laborales externas

Español