La Ley 1/2008 de 8 de febrero de Mediación Familiar es la norma que regula la misma en el ámbito de la Comunidad Autónoma Vasca.

La separación y el divorcio son las controversias familiares con una mayor trascendencia en todos los órdenes. En estos conflictos el proceso de mediación ayuda a las parejas en vías de separación o divorcio a comunicarse mejor entre ellos y llegar a sus propias decisiones conjuntas, sobre la base de una información suficiente, en relación con importantes cuestiones como los hijos, la economía o el patrimonio familiar.

Para muchas personas puede resultar difícil pedir ayuda a un extraño (el mediador-a) en problemas tan personales mientras es muy posible que se esté enfrentando a la ira y/o el dolor, pudiendo causar tal perspectiva ansiedad y miedo. Como mediadora con experiencia en mediación de casos de divorcio, soy totalmente consciente de que estos temores son normales y por tanto deben ser tratados con un exquisito tacto y sensibilidad.

Cuando la pareja en ruptura tiene hijos, el bienestar de los niños ha de ser un pilar fundamental en la estructura del proceso de mediación. Las consecuencias de la separación y el divorcio para los hijos no tienen por qué ser negativas a largo plazo. Lo que más afecta a la mayoría de los niños es la forma en que sus padres manejan la situación y en cómo les explican los cambios. A este respecto constituyen factores relevantes la prolongación del conflicto entre los padres y el nivel de tensión que los niños experimentan.

Cuando la pareja, pese a las dificultades de la situación, son capaces de cooperar entre sí para continuar ejerciendo su relación como padres, se facilita enormemente la adaptación de sus hijos al divorcio. Como mediadora, también puedo ayudar a los padres a articular opciones adecuadas en este aspecto.

A título de ejemplo, otros conflictos familiares en los que la mediación se encuentra especialmente indicada son aquellos surgidos cuando los padres no permiten a los abuelos y abuelas mantener relaciones normalizadas con sus nietos-as, y los originados entre miembros de la familia como consecuencia del cuidado de familiares dependientes.

Español