Las personas por lo general tienen dos alternativas para la solución de sus problemas legales: Pueden ir a al juzgado (litigar), o  pueden participar en un proceso de mediación. Cualquier opción de ambas puede ser la mejor para usted, dependiendo de las características de su problema.

El proceso de mediación ofrece las siguientes ventajas:

  • Eficacia: La mayoría de los casos se pueden resolver sin acudir al juzgado.
  • Rentabilidad: La mediación puede ser mucho menos cara que ir al juzgado, especialmente en el momento actual debido a las tasas judiciales.
  • Rapidez: La mediación puede ser un proceso a corto plazo y el resultado se puede obtener de forma más pronta que en un proceso judicial.
  • Confidencialidad: Los debates y la información que se facilita en ellos son confidenciales. Las audiencias judiciales están abiertas al público.
  • Autonomía. Usted toma las decisiones sobre su vida. Si va al juzgado será el juez quien le dirá lo tiene que hacer.
  • Puente en las relaciones. La mediación conserva o incluso refuerza relaciones. Si continuar manteniendo una relación permanente con la otra parte es importante para usted, la mediación representa una excelente manera de hacerlo. Los enfrentamientos en el juzgado suelen significar el camino hacia la destrucción de relaciones con la otra parte. Por ejemplo, la crianza de los hijos es un proceso de larga duración. Usted puede elegir que este camino de años sea más fácil o más difícil eligiendo la mediación o el litigio.
  • Libertad en la elección del modo de participación. Teléfono o e-mail y / o personalmente. Usted tiene un margen para elegir. La mediación es un proceso concebido en torno a sus necesidades.
  • Flexibilidad. El diseño del proceso de mediación está abierto. Por ejemplo, usted puede disponer de la colaboración de peritos para determinar el valor de diferentes propiedades, casas, coches o puedo no decidir no hacerlo. Por otro lado, se puede firmar un acuerdo por un corto período de tiempo o fijar un objetivo a largo plazo y probar opciones antes que la decisión sea definitiva. Además, dependiendo de sus necesidades, la duración de las sesiones de mediación pueden variar, ser largas o cortas, conjuntas o por separado, en persona o por teléfono, celebrarse en mi oficina o en la suya.
Español