La respuesta es clara: sí, es confidencial. Varias leyes protegen plenamente la confidencialidad del proceso de mediación.

Todo lo que sucede en el proceso de mediación se mantiene al margen de cualquier publicidad. El mediador-a ejercer sus funciones bajo el deber de secreto profesional. No se le puede pedir testificar sobre lo que ocurrió en la mediación.

La mayoría de los acuerdos pueden ser plasmados por escrito en un sentido que proteja la confidencialidad de lo tratado.

Español